jueves, 24 de julio de 2014

Barranco Tajo Cortes (union Jabali y Bermejo ) y su tramo inferior

Barranco Tajo Cortes (union Jabaliy Bermejo ) y su tramo inferior


El pasado 23 de julio, integrantes de BSF (Barranqueros Sin Fronteras) y GMM (Grupo de Montaña de Málaga), María, Nuria, Manuel, Juan Manuel, Antonio y un servidor,  nos trasladamos a la Alpujarra granadina con el fin de conocer el descenso del barranco Bermejo en su tramo inferior. Un descenso poco conocido, pese a estar publicada la reseña en una guía, por lo que pudiera estar en alguna parte cerrado por la maleza (según reseña de Julio Guijarro en Wikilock). Al final se decidió atacar desde el puente y realizar el tramo del Tajo del Cortés, que aunque algunos ya lo hicieron no se pueden resistir a semejante belleza 



Desde Capileira seguimos la pista que conduce hasta Sierra Nevada durante 4 kilómetros, hasta llegar a un desvío a la derecha que desemboca en un área recreativa y 2,5 kilómetros más hasta llegar al puente donde se juntan los ríos Bermejo y Jabalí. En ese lugar, tras realizar el operativo de cambio de ropa seca por ropa y equipo de “batalla”, los conductores marchan hacia el final del barranco, para realizar la larga combinación de coches, dejando el vehículo de retorno en la zona conocida como Acequia de las Ventajas. Ya de vuelta al puente, bajamos por el lado derecho un sendero que nos conduce justo debajo del puente, donde empieza a estrecharse la cosa encontrándonos los rápeles uno tras de otro y sin apenas progresión horizontal. El caudal para mi gusto muy disfrutón y la temperatura del agua fresquita, por lo que me vino bien echar la chaqueta del neopreno. Las piedras muy resbaladizas, por lo que en más de una ocasión hubo que clavar rodillas en la bajadas.


La sucesión de rápeles nos conduce al Tajo de Cortés, rápel muy bonito de 15
metros, sin duda el más bonito de todo el barranco. A partir de ahí continuamos
el río y nos adentramos en el tramo inferior, mucha vegetación lo que hacía las
progresiones muy lentas



Ya dentro, encontramos una sucesión de más de 12 rápeles, con un máximo de 15 metros y sin apenas instalaciones artificiales, muchas de las que había se encontraban algo oxidadas, teniendo que buscar naturales. Había rápeles que se podían salvar destrepándolos, aunque con mucho cuidado al estar muy resbaladiza la piedra.





Llegados al tramo final, se nota como el río se va cerrando poco a poco debido a la abundante vegetación, haciendo que la progresión se ralentice aún más.
Ya por fin llegamos a la Acequia de las Ventajas, donde nos espera el coche de vuelta.







Mi agradecimiento a todos los participantes y en especial a Juan Manuel, Antonio y Manuel.

Marco Antonio Pérez Rebollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario